viernes, 7 de septiembre de 2007

Un genio olvidado

Hoy se cumplen 205 años de la muerte de uno de los personajes mágicos de la Historia de España.

También hoy se cumplen 223 años de la efemérides de la llegada del agua a la ciudad de Málaga.

La fortuna y la casualidad, quisieron que esta humilde persona que escribe, sea descendiente directo de tan grande personaje, el único descendiente directo varón que le sucede y aunque me siento tremendamente orgulloso de poseer el linage de este gran hombre, capaz de construir Catedrales con tan sólo 21 años, en la efemerides de su muerte, quisiera dejar constancia de que existió, de que no fue un sueño y de que el olvido al que ha sido relegado es una de las mas graves ofensas que los españoles han otorgado a quien sin lugar a dudas debería ocupar un lugar relevante en la historia de nuestra gran nación, que si bien lo ocupa por derecho propio, aún hoy sigue siendo un gran desconocido.


Joseph Martín de Aldehuela "Un genio olvidado"


SU VIDA, FORMACION Y PRIMERA ETAPA EN CUENCA

Comenzaba el siglo XVIII y con su nacimiento moría en Mad rid el último rey representante de la Casa de Austria en España, Carlos II, que al fallecer sin hijos, legó sus derechos al trono español al primero de los Reyes Borbones, el duque de Anj ou, que reinó con el nombre de Felipe V.

El 10 de enero de 1724 el rey abdicó a favor de su hijo Luis que cuatro días después inició su regencia hasta ser nombrado Rey de España el 9 de febrero de ese mismo año con el sobrenombre de Luis I.

El 14 de enero de 1724, en la pequeña villa de Manzanera, en Teruel, nacía Joseph Martín Lizanda, quien sin duda sería un o de los grandes genios de la ingeniería y la arquitectura española de ese siglo.

La casualidad fue siempre una constante en la vida de Joseph Martín y su vida un cúmulo de circunstancias muy unidas al devenir de la patria que le vio nacer.

Fue la casualidad la que hizo que su vida comenzara con la andadura del primero de los reyes borbones y murió cuando Fernando VII disputaba el reinado a su padre Carlos IV, antes de la invasión francesa y la
imposición de José Bonaparte como rey.

Según consta en el Libro Quinto de Bautizos de la parroquia de Manzanera, fue bautizado el 16 de enero de 1724 y fue hijo legítimo de Joseph y María, siendo su padrino su tío Gerónimo Marco, la persona que cambió su vida.

Fue la familia de Joseph de pocos recursos económicos y siendo éste el menor de sus hermanos fue entregado para su educación a su padrino. Los hermanos Marco, Gerónimo y Francisco, eran maestros carpinteros en Teruel. Es muy probable que su taller se encontrara en una pequeña villa en los alrededores de la ciudad. Se llamaba Aldehuela, hoy barrio pedaneo de Teruel. Allí se formó como carpintero, retablista y escultor y donde conoció a su primera mujer María Antonia Esteban con quien se casó en Teruel el 17 de diciembre de 1752.

Es por eso por lo que probablemente cambió su apellido de Lizanda por el de Aldehuela, ya que, aunque hubiera sido mas lógico utilizar el de su patria chica de Manzanera optó por el de Aldehuela debido a que pese a que su familia continuó ligada a esa población, el nunca vivió en ella y tanto su niñez como su juventud y formación estuvieron unidas a Teruel y su pequeña pedanía de Aldehuela.

Podemos decir que la obra de Martín de Aldehuela es muy extensa, no solo porque abarcó los campos de la arquitectura, el retablo, la escultura y la ingeniería, sino también porqué ya desde muy joven destacó enormemente en estas artes, por lo que su presencia fue requerida y muy apreciada.

En el año de 1750, con apenas 26 años ya es considerado un maestro totalmente reconocido en la ciudad de Cuenca, donde se encarga de la terminación y el embellecimiento del Oratorio de San Felipe de singular belleza y originalidad, y de otras obras tan importantes como la Iglesia de San Pedro, la Ermita de la Virgen de las Angustias, la Iglesia y Convento de San Pablo, hoy Parador Nacional de Turismo de Cuenca, la Iglesia de las Petras, la del Hospital de Santiago, el Convento de la Concepción Francisca, la Iglesia del Hospital de San Antón, también llamada La Luz por ser el Hogar de la Patrona de Cuenca, la Virgen de la Luz, las obras del interior de La Catedral, siendo el responsable del cerramiento del Claustro, la Sala Capitular, la Capilla del Pilar, las Cajas de los Órganos, los Tornavoces de los Púlpitos, y del engalamiento general.

Es autor de algunas Iglesias en la provincia como la Iglesia del Convento de San Miguel de las Victorias en Priego, la Iglesia del Castillo de Garcimuñoz en Huete, la Parroquia de Paracuellos, la Parroquia de San Bartolomé en Cólliga así como de numerosos Retablos entre los que cabe destacar los de la Sacristía, la Virgen del Alba, la Magdalena, Santa Rosa y San Antonio dentro del interior de la Catedral y los de la Parroquia de San Gil ya desaparecidos o el del Convento de la Merced en Huete.

No se limitó Martín de Aldehuela a la realización de Obras de carácter Religioso. Entre sus Obras Civiles podemos destacar en esa ciudad las llamadas Casas Pretorias, las Casas del Santo Oficio y la singular Casa de Recogidas, llegando la osadía creativa del genial maestro a llevarle a realizar la Presa del Molinillo en Postigo, el empedrado de la Calle de San Pedro y el Molino de Papel de Palomera, primera fabrica
de papel en España y muy ligada a la tradición y a la historia de la ciudad de Cuenca

Mientras vivía en Cuenca viajaba asiduamente a Teruel donde fue autor de la tristemente desaparecida Iglesia del Seminario muy ligada a los sucesos de nuestra Guerra Civil que provocaron su destrucción y de la Iglesia de San Millán en Orihuela del Tremedal.

También residiendo en Cuenca realiza a expensas de su Cabildo Eclesiástico la Iglesia de San Pedro y San Pablo en Madrigueras, ya en la provincia de Albacete o la Iglesia Parroquial de Terzaga en Guadalajara o el Coro de la Iglesia de Santa María en Alarcón, donde el 4 de diciembre de 1981 se aprobó el Estatuto de Autonomía de Castilla - La Mancha.

En el año de 1771 es nombrado Maestro Mayor de Obras Pías del Obispado. Tenía 47 años y el pleno reconocimiento de la ciudad, era rico y ocupaba uno de los puestos de mayor relevancia a los que su oficio le habría podido catapultar.

Atrás quedaban los años de su formación. Una formación práctica. Esos años en los que con su ingenio y sabiduría había comenzado a forjar su ejemplar camino. Pero había tenido que pelear duro y en su pelea siempre fue apoyado por sus lazos familiares.

Con María Antonia Esteban tuvo cinco hijos y del parto del mas pequeño, Juan Julián, murió. Poco después murieron todos sus hijos excepto el mayor llamado Antonio José Vicente, nacido en 1760 y que siguió los pasos de su padre como escultor y arquitecto pese a orientar su futuro a la vida religiosa.

Quizás la soledad, o el cuidado de este hijo contribuyó a que Martín de Aldehuela decidiera contraer nuevas nupcias. Eligió como esposa a una pariente pobre a la que incluso tuvo que dotar para el evento y con la que tuvo seis hijos mas. Se llamaba María Antonia Conejos y era natural de la villa de Corbalán en la provincia de Teruel.

Todos los hijos que tuvieron, murieron, por lo que sólo sobrevivió el mayor de ellos, el mencionado Antonio José Vicente.


SU ENCUENTRO CON VENTURA RODRIGUEZ

Mucho se ha hablado sobre la influencia que Ventura Rodríguez, famoso arquitecto madrileño contemporáneo de Aldehuela, ejerció sobre él.

Desde mi punto de vista, nada mas lejos de la realidad. Martín de Aldehuela conoció a Ventura Rodríguez en Cuenca. Éste había sido llamado en el año 1751, por el Obispo Flórez Osorio para trazar la Capilla Mayor de la Catedral y el Transparente. Aldehuela tenía entonces 27 años y se encontraba en pleno proceso de su formación.

Seguramente Ventura Rodríguez se reunió con los arquitectos y los miembros de las diferentes Asociaciones Gremiales indicándoles cuales eran las modas constructivas en la Corte. Con total seguridad Ventura Rodríguez no reparó en el joven Aldehuela que aún no era nadie y no tenía todavía el reconocimiento artístico de la ciudad.

Si Aldehuela asistió al encuentro de Ventura Rodríguez lo hizo como miembro del Gremio y nunca de forma individual, por lo que hablar de la influencia de éste en el proceder y el modo de hacer de Aldehuela parece cuanto menos aventurado y excesivo por no tildarlo de totalmente falso.

Posteriormente a la realización del Hospital de Santiago cuya planta, perfil, y diseño fueron concebidos por Martín de Aldehuela, la obra fue sacada a pregón incluso en Madrid, pero según consta en el expediente de edificación, el propio rey Carlos III otorga también la construcción al propio Martín de Aldehuela, siendo el veedor de la misma Ventura Rodríguez.

Es decir, que en modo alguno Ventura Rodríguez influenció en los diseños de Aldehuela, tan solo se limitó a reafirmar que estos se habían seguido y terminado satisfactoriamente.

No sería la ultima vez que los maestros se encontraran. En vida del genial y también olvidado maestro Antonio Ramos, autentico artífice constructor de la Catedral de Málaga, se requirió la presencia de Ventura Rodríguez para diseñar la cubierta de la Catedral y la Capilla de la Encarnación. Ventura se presentó allí, alabando como no podía ser de otra manera, el buen hacer del maestro Ramos y naturalmente se encontraría con Aldehuela que ya trabajaba en la Catedral.

Ventura llegó y visó la cubierta, ya que, pese a estar firmada por él, es mas que seguro que la realización fuera del propio Antonio Ramos, formalizó las trazas de la Capilla de la Encarnación, rediseñada y terminada después por el propio Aldehuela , y se fué.

Por lo tanto, bien poco pudo influenciar en esta ocasión en Aldehuela. Sin embargo, como compañeros de profesión, la relaci
ón debió de ser cordial y fluida, hasta que ambos maestros, Aldehuela y Ventura licitaron por un mismo proyecto, el diseño de un Colegio para nobles americanos, dentro del Palacio de Carlos V en La Alhambra de Granada y en colaboración con el ingeniero Domingo Belestá.

La concesión a Aldehuela de este diseño en contra del presentado por Ventura, originó las envidias de éste y la ruptura de relaciones entre ambos maestros que nunca mas volvieron a mantener ningún acercamiento.

Se da incluso la circunstancia de que cuando Martín de Aldehuela realizó el Puente Nuevo de Ronda por orden del Consejo de Castilla, y estos pidieron informes de él a la Academia de Bellas Artes de San Fernando de la que el propio Ventura Rodríguez había sido su director, nadie le conocía allí.


Esto demuestra muy a las claras que Ventura Rodríguez nunca tutelo a Aldehuela y que nunca fue su discípulo, pues lo habría dicho, mas bien desde mi punto de vista, si hubo influencias, éstas fueron mutuas y desde luego, queda muy explicita la labor de Ventura Rodríguez, en lo referente a Aldehuela, como director de la Academia, donde ocultó la existencia de uno de los grandes arquitectos contemporáneos a él.

En este país, muy dados a comparaciones, comparar a Ventura con Aldehuela es no solo injusto sino totalmente incierto. Decir que Aldehuela fue discípulo de Ventura Rodríguez es además de mentira, una falacia y por supuesto la prueba del total desconocimiento de la trayectoria de ambos maestros.


LA CONSPIRACION MALAGUEÑA

Si la muerte no hubiera golpeado tan duramente al maestro, éste seguramente sería un hombre feliz, ya que, en Cuenca estaba totalmente consagrado, gozaba de grandes privilegios, una posición económica muy sólida y cuantos trabajos quisiera realizar desde su puesto de Maestro Mayor.

Una persona tan inteligente como Aldehuela no habría dejado todo eso para marcharse a la aventura a otras tierras donde apenas era conocido por unos pocos, sin un gran proyecto que al menos le ilusionara.

Las relaciones de Martín de Aldehuela eran muy estrechas. Por un lado es muy probable que realizara algún trabajo en la villa de Albarracín en la provincia de Teruel donde conoció y entabló una cierta amistad basada en la admiración mutua con el Obispo de la ciudad José Molina Lario.

Por otro lado existían unas relaciones familiares muy propicias para Aldehuela. En efecto, un discípulo de Martín de Aldehuela llamado Manuel Gilaberte era sobrino de Juan Antonio Aguilar, que era a su vez Teniente del Maestro Mayor de Obras de Cuenca.

El tal Manuel Gilaberte vivía en compañía de su tío Juan Antonio Aguilar. En casa del maestro Martín de Aldehuela vivía a su vez su sobrina, Teresa Conejos.

Manuel Gilaberte y Teresa Conejos se casaron en el año 1770 convirtiendo a Gilaberte en sobrino de Aldehuela.

Posteriormente, cuando en 1775 Martín de Aldehuela se casa con Antonia Conejos, hermana de Teresa, Gilaberte se convierte además de lo que ya era, sobrino, en su cuñado y las relaciones familiares con el Teniente Mayor, Juan Antonio Aguilar se estrechan fuertemente.

A partir de este instante ambos colaboraron asiduamente en la realización de grandes obras dentro de la ciudad. Fruto de ello es la construcción por parte de Aldehuela de la Real Cárcel y de las Casas Pretorias y de muchas obras civiles, auspiciadas por el propio Ayuntamiento de la ciudad de Cuenca.

Por un lado tenemos a un Aldehuela fuertemente afianzado en la sociedad conquense, que además es Maestro Mayor de las Obras del Obispado y que mantiene excelentes relaciones con las autoridades civiles y religiosas de la ciudad.


Por otro lado tenemos a un Martín Aldehuela que mantiene excelentes relaciones con el Obispo de Albarracín. El Obispo a su vez mantiene excelentes relaciones con la Catedral de Cuenca donde trabaja, Julián de la Orden, maestro organero de gran fama y renombre que curiosamente también mantiene una estrecha relación con Aldehuela.

Efectivamente, una de las hermanas de Martín de Aldehuela, María, está casada con Pedro Sáez, carpintero y oficial de Julián de la Orden y todos a su vez, pertenecen a la misma parroquia, la de San Gil, tristemente desaparecida y en la que tanto había trabajado el maestro Aldehuela.

Además es en la Iglesia de San Gil donde están enterrados los hijos difuntos de Aldehuela y su primera esposa. Súbitamente el Obispo de Albarracín es nombrado Obispo de Málaga. La llegada del buen Obispo provoca en Málaga una autentica revol
ución. Por un lado el Obispo tiene la firma decisión de la terminación de la Catedral, por otro lado se da cuenta de las penurias y carencias de esta gran ciudad; Málaga no tiene apenas agua potable, lo que provoca no solo carencias alimentarías, sino también higiénicas con lo que la población padece frecuentes epidemias y constante insalubrilidad.

Además, el río de la ciudad, casi siempre seco o medio seco, es fuente de frecuentes inundaciones apenas llueve en los montes cercanos a Málaga.

El Obispo se propone arreglar esta situación. En compañía de su secretario personal, su sobrino Joaquín Molina Sánchez y de su Deán, Ramón Vicente Monzón, los tres turolenses y los dos últimos admiradores del magnifico Obispo y junto a él enamorados de Málaga y su gente, tienen un plan.

El Obispo llama a Julián de la Orden para construir un Órgano para la Catedral y pide a Martín de Aldehuela que le acompañe para construir la Caja para el mencionado Órgano. Pero el Obispo conoce la obra de Aldehuela, conoce que ha realizado importantes obras religiosas de gran belleza y magnifica ejecución, pero también sabe de sus obras civiles.

No se le escapa la construcción de una presa en Postigo, en Cuenca, no se le escapan las soluciones arquitectónicas usadas por el maestro para solucionar los desniveles del terreno de las tierras conquenses y sabe que Aldehuela no es sólo un arquitecto. Aldehuela es además un magnifico ingeniero.

Julián de la Orden y Aldehuela llegan a Málaga el 12 de noviembre de 1778 y ambos se ponen a trabajar de inmediato en los Órganos de la Catedral.

Cuenta Don Miguel Bolea y Sintas quien fuera miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo en el siglo XIX, que ambos artífices al comprobar la magnitud de la obra realizada decidieron terminar sus días en Málaga obnubilados por la belleza de sus trabajos y para custodia de los mismos.

Así hablaba Don Miguel Bolea y Sintas: “Quedó Don Julián de la Orden tan prendado de su obra, que menospreciando el risueño porvenir que seguramente le ofrecían su mucho ingenio y buen gusto, manifestados en sus obras, quiso acabar sus día al lado de ésta, y suplicó al Cabildo le hiciese merced del título de Maestro Campanero de esta Iglesia, para vivir en su torre y escuchar desde allí los dulces acordes de los hermosos Órganos que había construido; y así se lo otorgó el ilustrísimo Cabildo, y vivió en la torre todo el tiempo de su vida, que fue hasta el mes de enero de 1794.

Y otro tanto sucedió con Don José Martín de Aldehuela, que labró las Cajas de los Órganos; pues habiéndose dado a conocer en esta obra, recibió un encargo para hacer un diseño para el Tabernáculo é hizo aquel modelo en madera, que de Tabernáculo sirvió hasta que se hizo el que hoy hay de mármol; y comprendiendo el Cabildo su pericia y delicado gusto, a la muerte de Don Antonio Ramos, le nombró Maestro Mayor de las Obras de esta Iglesia, y murió desempeñando este cargo”

Y así fue. Pero el Obispo tenía además otros planes para Aldehuela; los cuatro turolenses le iban a dar a esa ciudad de la que todos se habían enamorado el mejor de los regalos y Martín de Aldehuela iba a dirigir la obras. Traerían el agua a Málaga construyendo un acueducto.

El propio arquitecto diseñó, junto con otro ingeniero, Belestá, los planos del recorrido del acueducto y concibió e inventó el filtrado de las aguas para la construcción del Acueducto de Málaga, que la repartiría para beber, por una parte, y para el riego por otra, así como la industria harinera de los Molinos que se proyectaban construir.

Por eso, el 8 de octubre de 1782 comenzaron las obras, justamente cuando Martín de Aldehuela fija definitivamente su residencia en Málaga, el Obispo ha reunido el dinero suficiente para la ejecución de las obras y el Rey Carlos III ha autorizado y decretado su realización.

Así cuenta Don Ramón Vicente Monzón el inicio de las obras: “Entretanto que se practicaban las diligencias, se estaban preparando las herramientas y demás útiles necesarios, y se ajustaban Operarios, Barreneros, Rozadores y Cabadores. Dióse feliz principio a la obra en el día 8 de Octubre de 1782 con veinte y un hombres, y se fueron aumentando hasta ochenta, ciento y doscientos, a proporción que el Maestro Director Don José Martín iba designando terreno en que hacer los trabajos”

El 7 de septiembre de 1784, el agua llegaba a Málaga a su Arca Principal sita en la calle Refino entre la alegría popular, jaleando a sus promotores y especialmente al Obispo y a su director.

El Acueducto de San Telmo, obra de ingeniería sin igual, con toda probabilidad la mayor obra hidráulica llevada a cabo en el siglo XVIII, se encuentra actualmente en un penoso estado muy cercano a su destrucción, pero fuera de la ciudad, es hermoso comprobar como el Acueducto aún reparte sus aguas y todavía hay huertas que se benefician, 225 años después, de su grandeza y del ingenio de sus artífices.


LA GENIALIDAD DEL GENIO, SU VIDA Y SU OBRA EN MALAGA Y PROVINCIA

La vida de Martín de Aldehuela discurrió en Málaga entre sus trabajos en la Catedral y las muchas obras que le encargaban, tanto en la propia ciudad como en la provincia, su excelente relación con su esposa y la ausencia de sus hijos.

Su hijo mayor, cada vez mas dedicado a su devenir religioso y cada vez mas egoísta y necio, los demás todos muertos.

Cuando decide hacer su primer testamento ya no recuerda cuantos hijos ha tenido...

En 1782 se le nombra tras la muerte de Antonio Ramos, Maestro Mayor de Obras Menores Generales del Obispado y en 1786 le nombran Maestro para la Visita de Casas del Cabildo. Además en 1790 se le reafirma como Alcalde Perpetuo del Acueducto de San Telmo.

En el año 1791 vuelve a enviudar. La muerte de Antonia Conejos es un duro varapalo para él. Se acrecienta su soledad y el haber mal repartido su herencia con su hijo le provoca ciertos problemas económicos. En el año 1785 es designado para dirigir la obra del Puente Nuevo de Ronda y como es lógico probablemente hubo de pujar y afianzar la obra con su dinero.

Por ambas cosas, es decir, la constante presión de su hijo para cobrar su herencia y la licitación de las obras del Puen
te Nuevo, vende sus propiedades. El hecho de que nunca cobró su trabajo le originaron deudas e incluso tuvo problemas judiciales.

El año 1787 el propio Rey le ordenó que escogiese un premio en compensación por esta obra, a sabiendas del mucho dinero que se le debía, este cedió el premio en beneficio de su hijo y sus descendientes, pero en 1791 aún no había tenido efecto. En realidad, nunca lo tuvo.

En el año 1793, Martín de Aldehuela solicitó una ayuda. Aludía que se encontraba solo por la muerte de su mujer y todos sus hijos del que solo le quedaba uno vivo, que se encontraba viviendo en Teruel y no podía ayudarle. Por eso, triste y cansado, sin nadie que le atendiese al final de sus días, firmó en 1799 una obligación de alimentos a favor de una vecina llamada María Blanco y al no tener dinero se vio obligado a hipotecar su casa de la calle de San José.

Cuando murió en el año de 1802, Málaga y su provincia gracias a su talento y a su trabajo eran mucho mas bonitas.

De su mano nos quedan, entre otros, sus trabajos en la Catedral donde construyó las Cajas de los Órganos, el diseño del Tabernáculo, la Capilla de la Encarnación, morada final de su gran Obispo Molina Lario, la ornamentación final y el diseño de las rejas y el atrio así cómo su colocación, las cadenas del Patio de los Naranjos, el Retablo de San Sebastián, las Casas del Cabildo Eclesiástico, la terminación del Palacio Episcopal, la Iglesia de San Felipe, la Iglesia de las Dominicas de la Divina Providencia, la Cabecera y Ampliación de la Iglesia de San Juan, la Iglesia de San Agustín, su intervención en la Iglesia de los Jesuitas, el Acueducto y los Molinos de San Telmo, la Portada del Montepío de Cosecheros o Casa de los Jesuitas, hoy sede de la Sociedad Económica de Amigos del País, el Consulado, el Palacio del Conde de Villalcazar, los jardines de El Retiro en Churriana, la Casa de Expósitos, casas en las calles de San Agustín, Cilla, Dos Aceras, Verdeja y Arriola, intervención en el Puente del Rey, la ampliación de la Parroquia de San Pedro, Retablo y Espadaña de los Trinitarios e intervención en la Colegiata en Antequera, la Parroquia de San Juan en Vélez - Málaga, los Retablos en la Parroquia de Nerja, el Cementerio de Cortes de la Frontera, el Puente Nuevo y la Plaza de Toros de Ronda.

EL PUENTE DE RONDA

Martín de Aldehuela, es el verdadero artífice de la construcción del Puente Nuevo sobre el río Guadalevín.

Ronda fue una ciudad dividida. Hoy no concebiríamos esta ciudad sin su Puente, ese que unió sus dos mitades. Sin duda su crecimiento no habría sido el mismo.

Y todo se debe al empuje, el valor, la decisión y el coraje de unos cuantos hombres que acometieron su construcción.

Y a la cabeza de todos ellos hubo un hombre, ese que lo ideó y planificó, aquel que dirigió su obra. Y ese no fue otro que Joseph Martín de Aldehuela.

Ya en el año 1734 se construyó un puente, pero desgraciadamente, seis años después se derrumbó ocasionando la muerte de al menos 50 personas.

El actual Puente Nuevo se empezó a construir en el año 1759, comenzando su cimentación, pero llegado un punto se ralentizaron las obras al no encontrarse solución arquitectónica que garantizase la viabilidad de los proyectos empezados.

Fue con la llegada de Martín de Aldehuela, avalado por la construcción del afamado Acueducto de San Telmo, cuando definitivamente se impulsó y finalmente construyó el actual Puente Nuevo, signo y emblema de la Ciudad de Ronda y por lo que es universalmente conocida.

Martín de Aldehuela terminó sus trabajos en el Puente en el año 1793 y realmente excepto los pilares que forman el cimentado, todo el conjunto arquitectónico de la obra es de su absoluta configuración, incluidas muchas de las soluciones de refuerzo de la cimentación preexistente. Pero no sólo el genial arquitecto se limitó a construir un Puente. también dirigió la traída del agua a la ciudad de Ronda.

En la abundante documentación existente en la Secretaría y Superintendencia de Hacienda del Archivo General de Simancas, en el legajo 451 existe una cita realizada por el Vizconde de las Torres de Luzón, Superintendente de las obras de construcción del Puente Nuevo tras el fallecimiento de Diego de Cañas, éste aduce de la necesidad de realizar las obras para traer el agua por un acuerdo firmado el 18 de agosto de 1601.

Es decir, que desde ese año hasta la construcción del Puente Nuevo, la ciudad prácticamente no tenía agua potable. El primer superintendente del Puente Nuevo, el Capitán de Navío Don Diego de Cañas, propuso que, al estar construyéndose el Puente se construyese además una cañería en el fondo, y se comprometió a costear la obra de sus propios bienes.

Se acordó pues la traída de aguas y se nombró al igual que ya se había hecho con la construcción del Puente que el director de las obras fuera también Martín de Aldehuela.

El 2 de mayo de 1789, el rey dio orden para comenzar a construir el acueducto que aunque se interrumpió en varias ocasiones, en el año 1793 estaba prácticamente concluido, pero llegaron las sequías en los manantiales de La Toma y Coca, por lo que se retrasó considerablemente la llegada del agua. En el año 1797, otra vez el genial arquitecto, Aldehuela, indicó la solución, traer el agua desde un paraje conocido como El Molino de don Félix. De este modo, el Vizconde de Luzón y el propio Aldehuela con sus 73 años de edad, revisaron todas las cañerías y todas las nivelaciones, para que no ocurriesen actos de aprovechamiento de lo que Aldehuela consideraba un bien común, según se desprende de sus propias palabras, “(traer el agua desde el Molino de Don Félix) a los parages donde el vecindario se surtiese a su satisfacción, y sin la necesidad de valerse de los que sacan un lucro excesivo en estas cosas”.

Gracias a la ayuda de la Real Maestranza, el Tesorero de las Obras, Don Juan Ramos de Oviedo, y el Alcalde Mayor de la Ciudad, Don Josef Mariano Márquez se continuó la construcción del acueducto y así, el 1 de enero de 1798 el agua llegaba por fin a una fuente pública en El Mercadillo. Pese a que el Vizconde de Luzón pidió que se pagara alguna gratificación especial a Aldehuela, es patente que no solo no se le pagó ésta, sino que tampoco se le pagaron los emolumentos que ya para entonces se le debían, lo que trajo el declive económico del buen arquitecto y los problemas dinerarios que le acompañaron hasta el final de sus días.

Existe documentación relevante en el Archivo Municipal de Ronda donde los descendientes de Aldehuela reclamaban en principio la cantidad de 12.140 reales que no se habían pagado al arquitecto.

El Ayuntamiento no pagó y se lavó las manos esgrimiendo que no existía documentación que probara la legitimidad de esta solicitud al haber fallecido su superintendente y desaparecido los documentos en el incendio de la secretaría en el año 1810. Probablemente el Ayuntamiento olvidara mencionar que también había fallecido Aldehuela y que ese Ayuntamiento ya lo había “enterrado” y empezado el camino de olvidarlo... Para siempre.


MARTÍN DE ALDEHUELA Y LA PLAZA DE TOROS DE RONDA

No existe documentación que demuestre que Aldehuela es el autor de la Plaza de Toros de Ronda.

Su construcción se inició en el año 1769 con la cesión por parte del Ayuntamiento de su solar y se terminó en 1785 con toda probabilidad por Martín de Aldehuela.

El día 11 de mayo de 1784 ocurrió un desgraciado accidente que costó la muerte a 10 personas y graves heridas a otras 12. Y es precisamente en ese instante cuando se supone que Martín de Aldehuela toma las riendas de la terminación de la Plaza.

Recuerdo una animada conversación con la Catedrática de Arte de la Universidad de Málaga, doña Rosario Camacho, en la que me decía que pese a no existir documentación al respecto, a su parecer, la Plaza estaba construida al “modo de Aldehuela” y que teniendo en cuenta que el maestro se encontraba en la ciudad realizando las obras del Puente Nuevo, no sería extraño que hubiera accedido a la terminación también de la Plaza de Toros.

Yo que pienso de igual forma, además se da la curiosa circunstancia de que el origen de Aldehuela es turolense, una región muy taurina, por lo que no sería de extrañar que incluso el encargo le hiciera al maestro una gran ilusión.

También en el entorno de la familia descendientes del propio Aldehuela, siempre se ha dado como hecho el que la Plaza de Toros de Ronda era obra suya. Sea como fuere, lo cierto es que la Plaza de Toros es atribuida a Martín de Aldehuela y así se reconoce en todos los medios cuando no se afirma categóricamente de su autoría.

SUS ULTIMOS DIAS, SU LEYENDA, LAS ULTIMAS CASUALIDADES

No podemos dudar de la absoluta genialidad de un hombre que consiguió hacerse a sí mismo.

Partiendo de unos orígenes muy humildes, lejos de los grandes círculos artísticos de España como Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla, desde la humilde villa de Manzanera que le viera nacer, se inició en la escultura y en la manufacturación de Retablos y llegó, a mi modesto entender a ser uno de los mas geniales sabios de la arquitectura y de la ingeniería.

No es fácil ahora y mucho menos lo era en el siglo que le tocó vivir, construir Catedrales, presas, obras hidráulicas, puentes y plazas de toros y sin embargo ahí están. Pese a que su genialidad, su personaje y su figura han sido y son injustamente olvidados, ahí están sus obras. Un legado que constituye uno de los mas impresionantes patrimonios artísticos realizados por un solo hombre en nuestro país, un legado del que todos deberíamos sentirnos orgullosos, como orgullosos habríamos de estar por compartir la obra de ese modesto, tímido y humilde aragonés universal que fue Joseph Martín de Aldehuela.


Pero la vida de Aldehuela fue un cúmulo de casualidades y de tristezas. Fue un cúmulo de tristezas por haber sobrevivido a la muerte de once hijos y sus dos esposas, por el abandono y egoísmo de su único hijo vivo, por su soledad y olvido en el final de sus días y por sus penurias económicas.

Joseph Martín de Aldehuela murió en soledad el 7 de septiembre de 1802 en la calle de los Hornos de la ciudad de Málaga, curiosamente el mismo día pero 18 años después de que por primera vez brotara el agua en la ciudad traída por su Acueducto.

Curiosamente también esa fecha suele coincidir con la famosa Corrida de Toros Goyesca que se celebra en Ronda.

Él, que 18 años antes había sido un héroe para Málaga y apenas 5 años atrás un héroe en la ciudad de Ronda... Él, que dejaba atrás una impresionante producción artística de imposible repetición... Él, moría solo y olvidado.

A su entierro tan solo acudió su único hijo...

Bastantes años atrás, las Efemérides Malagueñas habían divulgado su muerte. En una breve publicación se decía que mientras el maestro revisaba en el año 1793 las obras del Puente Nuevo, un golpe de viento hizo volar su chistera y que al intentar recogerla cayó al vació muriendo instantáneamente al estrellarse contra las rocas del fondo de El Tajo.

Nada mas lejos de la realidad. Fue el Padre Andrés Llordén quien en su libró “Arquitectos y Canteros Malagueños”, rescató su partida de defunción que se conserva en la Parroquia de Santiago de la ciudad de Málaga, ya que, aunque se sabía que pese a haber ocurrido el accidente relatado en las Efemérides Malagueñas, Martín de Aldehuela no murió en él, siendo efectivamente el Padre Llordén quien zanjó este asunto para siempre.

También el aire de romanticismo que invadió a Ronda en la segunda mitad del siglo XIX creo otra leyenda que al igual que la anterior también es, obviamente, falsa. Decía esta leyenda popular que el maestro Aldehuela, no pudiendo soportar la idea de hacer nada mas bello que el Puente que acababa de inaugurar y acomplejado por su grandiosidad y belleza, entró en una depresión que le llevó a suicidarse arrojándose precisamente al vacío desde es mismo puente que él había creado.

Y mas hubiera valido para la memoria de Martín de Aldehuela que cualquiera de las dos leyendas hubieran sido verdad, ya que, la realidad, que siempre supera a la fantasía popular, hizo que pidiera a su muerte ser enterrado junto a su mujer y a sus hijos, todos anteriormente fallecidos, en la Iglesia de San Pedro de Alcántara de Málaga.

Otra vez la casualidad quiso que en el año 1831 bajo la legalidad promulgada por la llamada Desamortización de Mendizabal, la Iglesia fuera primero expoliada y después derruida para desaparecer definitivamente para siempre.

Mientras no se demuestre que sus restos fueran desenterrad
os en aquellos vandálicos actos, podemos afirmar que Martín de Aldehuela sigue enterrado en la Plaza de San Pedro de Alcántara de la ciudad de Málaga que él tanto engrandeció.


EL OLVIDO

Decía otro genial Aldehuela de nombre Rafael, que solo se mueren los hombres olvidados. Llevaba razón, por eso, dedicó gran parte de sus últimos días en intentar rescatar del olvido la figura de Martín.

Su gran logro fue, probablemente, inculcarme la devoción, el honor y las fuerzas suficientes para que a su fallecimiento, yo continuara esta obra. A veces los hombres que poblamos las ciudades y que las amamos y nos agitamos con su belleza, sentimos además el orgullo de ser sus hijos, de haber nacido en cualquiera de sus barrios, de poseer el título de hijo de una de las ciudades mas hermosas del mundo.

Y esas ciudades que tanto contribuyó Aldehuela en engalanar, sin
duda lo son.

Nadie puede dudar de la belleza de Cuenca, ciudad reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, ni de la singularidad de Málaga y la belleza cautivadora de la ya no tan desconocida Teruel. Sin embargo, es sin duda El Puente de Ronda, la obra mas reconocida y celebrada de Martín de Aldehuela.

Cuesta reconocer que insignes personas que reconocieron en Ronda su belleza singular sean constantemente recordadas.

Es el caso del poeta Rilke, del cineasta Orson Wells y el
novelista Ernesto Hemingway entre otros.

Personas que sin duda alguna contribuyeron a la difusión de los encantos de la ciudad y a que ésta fuera mundialmente conocida y reconocida.

Por eso, es justo y leal que Ronda les tribute su agradecimiento y ostente el honor de que tan ejemplares ciudadanos una vez pisaron su calles.

Por eso, me cuesta creer que una ciudad tan leal y agradecida como Ronda, tuviera escondida en el cajón de los olvidos, la genial figura de su arquitecto. Y es que la universalidad de Aldehuela, la grandeza y la dimensión de su obra es tan enorme que Ronda en particular y el resto de las ciudades en las que él intervino, deberian sentirse orgullosas de que Joseph Martín fuera “su arquitecto”

Ronda tiene su leyenda, Pedro Romero, su heroína, Carmen, su torero, Antonio Ordoñez, su político Antonio de Rios Rosas, su poeta, Rilke... y tiene su arquitecto Aldehuela.

Tras dos siglos de injusto olvido, el pasado 15 de abril de este año, junto al Convento de Santo Domingo, la ciudad tributó el merecido homenaje que bien merecía su arquitecto, con la inauguración de un mirador sobre El Tajo que llevará, para siempre, el nombre de “Mirador de Aldehuela”.

Y para mayor gloria de los responsables de este acto, un monumento en homenaje a todos los que contribuyeron en la construcción del emblema de la ciudad, su Puente Nuevo.

Quiz
ás éste sea el primer paso para que Ronda adopte definitivamente como “su arquitecto” a Aldehuela y quizás éste sea el reguero de pólvora, que haga rescatar definitivamente del olvido a tan genial artista en todos los lugares donde su obra es mundialmente admirada.

Es hora en que los que disfrutamos su obra paguemos a Aldehuela su tributo.




Dedicado con especial amor a mi familia


32 comentarios:

mychy dijo...

Hola Asomado:

Te felicito por éste maravilloso cuento que he leído sobre Ronda. Porque para mi es un verdadero cuento. Cuando estuve allí no me quería ir, no podía creer lo que estaba viendo. La Plaza de Toros y el Puente de Ronda, así como sus callecitas me impresionaron mucho. Me acuerdo que nos contaron que la primer dinastía de toreros fue la de los Romeros que comenzaron con una pequeña escuela. Y que sólo murió allí un torero Curro Guillén que venía de una dinastía de toreros ya que su padre y su abuelo tambien habían sido toreros. Pero no me acuerdo en qué año sucedió. Fue un hermoso paseo que hicimos subiendo en auto y bajando, por esa carretera que te confieso me daba un poco de miedito, para seguir viaje a Granada.
Por lo menos puedo ampliar mis conocimientos de momentos inolvidables, gracias a todo lo que cuentas.
Un abrazo,

ludwig dijo...

Te felicito por este artículo tuyo. Mas que un artículo parece un libro con todas sus ilustraciones. Tú como escritor no tienes precio. Podrias rivalizar con César Vidal, ese que escribe libros como churros.

Aunque no soy muy deboto de Iglesias ni catedrales y solo voy a misa en bodas ,entierros y bautizos, con toda la sinceridad del mundo me uno al homenaje de este gran antepasado tuyo.

Ya ves, volviendo a tu anterior artículo, en este país se reconoce al inventor del Chupa Chups y en cambio nadie se acuerda de creadores de obras tan importantes.

¡ Un abrazo fuerte !

El Asomado dijo...

Querido ludwig, Spain is different que dicen los ingleses. De todas formas, el invento del chupa chups a mi personalmente me encanta. Es quizas el primer invento para niños de la historia y aunque no lo creas, el dichoso palito evitó que muchos bebés siguieran muriendo atragantados por un caramelo.

Querida Michy, pues si, el único torero que ha muerto en nuestra plaza de toros ha sido "Curro Guillen". Se llamaba Francisco Herrera Rodriguez y era un gitanito de Utrera (Sevilla). Nacido en 1783, tuvo la mala suerte de vivir la invasión napoleonica de nuestro país, lo que le obligó al ser un activista en contra de los franceses a exiliarse voluntariamente en Portugal. Murió el 21 de mayo de 1820 al entrar a matar a su primer toro que le destrozó la arteria femoral. Está enterrado en la misma plaza de toros, en la arena que le vio morir.
Hoy es fiesta en Ronda y ya ves, ambos nos encontramos lejos de allí. Quizás por la pena que siento, como te pasó a tí, cada vez que tengo que dejar la ciudad, me encuentre muy lejos de sus farolillos, sus carretas, las Damas Goyescas y mis amigos.
Parece mentira lo unidos que pueden estar los corazones de las personas con las ciudades. Mi amigo Faustino, el actual Cronista Oficial de Ronda, cada mañana, al pasar por el Puente camino de su trabajo en el Ayuntamiento, se para, mira hacia El Mercadillo y saluda a Ronda con un sencillo "buenos días, bonita mía...", Mi abuelo solía llorar mirando al vacio de El Tajo desde las rejas del Puente, mi padre veía Ronda desde lo lejos en su exilio voluntario "mientras no se reconozcan los méritos de la familia y se honre al abuelo" y yo, el último Aldehuela vivo, difundo la memoria del hombre que por su culpa hizo a la ciudad de Cuenca, Ciudad Patrimonio de la Humanidad y a nuestro pueblo de Ronda, uno de los lugares mas bellos del mundo...

Pere dijo...

Esto es un libro!!como dice Ludwig.
Impresionada me has dejado. Mira la hora que es y aqui sigo por tu relato.Te dije que no subia a Ronda ni por recomendación medica??? El proximo viaje a Marbella subo ya! Me encanta, pero me dá mucha perezzza la carretera..
Por cierto: (soy muy curiosa) ni que decir tiene que eres descendiente del unico hijo que vivio... los que murieron no llegarn a tener descendencia, no?
Podias terminar la historia hasta nuestros dias.
En Paris aun..???

El Cerrajero dijo...

Impresionante entrada, aplausos.

P.D. 'hoy se cumplen 223 años de la efemérides de la llegada del agua a la ciudad de Málaga'

¿Entonces antes no había mar o es que la marea estaba muy baja? xDDDDDDDDD

mychy dijo...

Asomado: cada día me impresionas más. Ya te dije que era sensible. Tus historias me hacen caer lagrimones!!!!! O sea que tú eres el último descendiente vivo dela dinastía de los Aldehuela. Pero te pregunto, como Pere, los demás no han dejado descendencia?. Entonces tú deberás dejar descendencia!!!!!
Gracias por todo lo que me cuentas. Desde Argentina festejo contigo la fiesta que hoy se celebra en Ronda.
Felicitaciones nuevamente.
Un abrazo muy fuerte

El Asomado dijo...

Queridas Michy y Pere, vamos a abrir el debate "tombola", "dolce vita" o "corazón de verano".

Soy el único aldehuela vivo por las siguientes razones:

-Mis abuelos tuvieron 4 hijos, mi tío ramón que murió con 29 años, dejando una niña que no transmite el apellido, mi tío Rafa que murió con 49 años y dejó 4 hijos, uno varon pero que es homosexual y no piensa casarse ni adoptar, por lo que tampoco transmitirá el apellido y tres primas. Mi tío Manuel que dejo al morir con 52 años un único hijo, Ramón, que lamentablemente no puede tener hijos y no piensa en adoptar.

Mis padres tuvieron 3 hijos, Adrián y yo que eramos gemelos, pero Adrián falleció a los 19 años y mi hermana Milagros que aunque tiene dos niñas tampoco transmite el apellido.

Por lo tanto el unico Aldehuela que vive y que es hombre soy yo. Por eso solo yo puedo transmitir el apellido.

Respecto a esto último, se admiten voluntarias que estén a favor de tal labor.

Y os recuerdo que el voluntariado es una labor crisitana que hasta el mismísimo Papa reomienda...

Besos

El Asomado dijo...

Querida Michy. Espero que esos lagrimones no sean de pena...

A ver si el próximo diciembre me invitas a un asado allá en Argentina. Yo pongo el vino y los postres y puedo poner la carne siempre y cuando el asado lo haga otro que no sea yo...

Muchos besos desde París

Martha Colmenares dijo...

!Que maravilloso¡ me he dado un banquete bárbaro. Estas son mis lecturas favoritas y narradas a tu manera las haces más exquisitas, mejores que los del Satiricón de Petronio.
¡Wow! Tengo que respirar... no se que decir...
Gracias por esta oportunidad de apartarnos y trasladarnos a esta historia y lugares de encanto.
Quisiera estar ahí...
Un abrazo "Aldahuela", que orgullo, ummm y ser amiga de tan ilustre "varon descendiente"
Enhorabuena...
No sé que te pudo gustar de Venezuela...
Te han puesto otra cosa bien bonita por cierto.
Estoy encantada, pero me voy, al estilo de la Cenienta, a volver a la realidad. No a limpiar pisos sino a que lo limpien conmigo.
Martha Colmenares
Desde Castrolandia

mychy dijo...

Asomado: anda vamos vente a Buenos Aires que aquí me haré cargo de conseguirte algunas voluntarias, para que puedas elegir y así rápidamente puedas continuar con la descendencia Aldehuela. Por supuesto que ésta es una propuesta de labor cristiana. No puedes dejar de hacerlo.
Convoco a todas y todos los blogeros a poner "manos a la obra" para contribuir a la causa Aldehuela!!!! a la brevedad.

Respecto a lo que me dices de mis lagrimones, no, no son de pena, son de la emoción que me embarga cuando te leo.

Para mi es un orgullo que un ilustre como tú me pida que lo invite a venir a mi país.

Te invito formalmente a que vengas a la Argentina, aunque no sé hacer asados, que verguenza no???, pero no te preocupes que alguien lo hará por mi.
Just mándame un e-mail para avisarme cuando vienes, yo no tengo el tuyo.
Y te organizaré algo bueno. Mira que he sido celestina de varios!!!!!

Un fuerte abrazo

Pere dijo...

*Mychy.
Esto me huele a celestina pura y dura! Cada uno que se saque sus castañas del fuego!!
Vamos a seguir con Tombola...esta ultima entrada, no me ha quedado suficientemente clara!
Solo dos primos varones, que no pueden tener descendencia...no???

El Asomado dijo...

Bueno, sigo con Tombola. Como los hermanos de mi padre eran todos chicos, al morir tan jovenes, sus viudas se volvieron a casar (dos) y de la que suponemos sigue soltera apenas sabemos nada. Por eso, la familia está muy dividida, no nos vemos nunca y ni tan siquiera sabemos donde vivimos. Se que uno de mis primos vive en Barcelona y no tiene hijos porque es gay. El otro primo que también podria difundir el apellido es ya mayor y tiene un problema que le impide tener descendencia. Esa es la razón por la que soy el unico Aldehuela vivo.
Mis padres son los unicos que se encargaron de atender a mis abuelos, ya que, mi padre es el unico hijo que sobrevivió a sus hermanos. Por esa razón no se nada de mis tias ni de mis primos y primas desde hace mas de 20 años. Ni siquiera estuvieron presentes en los entierros que desde entonces hemos realizado. En fin, que si no se remedia pronto, se perderá el apellido Aldehuela.
Michy, Pere y Maya conocen mi correo electrónico. Escribeme cuando quieras.
Bueno, y ahora, se cierra tombola para siempre ¿o es que no teneis nada que decir de Zapatero?
Panda de cotillas...

mychy dijo...

Asomado: no, yo no conozco tu correo. Pero tu sí el mío ya que está en mi perfil.
Me explican lo de Tombola por favor que no sé que es?? Gracias.
Cariños.

Pere dijo...

Capitulo cerrado, Asomado. Me he enterado perfectamente.
La que no se entera es Mychy, que se cree que la dices a ella que sabe tu correo. No te preocupes Mychy,yo te mando el correo con su permiso. Lo de Tombola te lo cuento en persona.
Asomado, triunfaron los tres toreros en Ronda!! te lo perdiste!
una pena.
Ya empiezo con Rodriguez!
Venga....regresa.

Triste Romeo dijo...

Sublime. No tengo palabras. Lo cierto es que todos alguna vez hemos sentido la curiosidad de indagar en las cuevas oscuras de nuestros orígines. Unos, como tú, tienen éxito. Otros no. Como yo que lo único que he podido averiguar sobre mi apellido es que viene de un pueblo valenciano del mismo nombre: Ortells, que en román paladino me cuentan que significa algo así como huertecillo. Eso es lo que yo he conseguido un huerto de ignorancia original, pero lo tuyo es un éxito y aún más un orgullo. El mismo orgullo que hubiesen sentido mis ancestros si hubiesen tenido la dicha de haber conocido a tan ilustrado personaje.

Un fuerte abrazo.

Caballero ZP dijo...

Excelente entrada, quedo impresionado al leerla, por cierto la historia muchas veces no reconoce a los grandes y si a los mediocres, pero eso no quiere decir que no lo sean. Saludos.

Pere dijo...

No te lo digo más veces...donde andas??? dí algo...
Yo estoy Lazy.

mychy dijo...

Yo tambien pregunto dónde andas???
Me parece que tu te has puesto lazy despues de ésta maravillosa historia!!!!

Martha Colmenares dijo...

Pues a releer la historia. Y veo que el autor, aun sigue de parranda. Le vamos a tener que dar el mismo premio que se creo.
Asomado, ¿dónde andas o en qué?
Un abrazo, Martha Colmenares

Iria y Brais dijo...

Muy bonito lo que nos dices en nuestro blog asomado, me imagino cuando vistes esta entrada no estaba el video, por que mi padre se equivoco y lo puso mal. Ya esta puesto y espero que te guste.

Caballero ZP dijo...

Ahora que he tenido un respiro, te he agregado en la sección bitácoras amigas, siento no haberlo hecho antes, Saludos de Iria y Brais.

El Asomado dijo...

Gracias por tu inclusión caballero zp. devuelveles a Iria y a Brais mi cariño mas sincero. Para ti, un fuerte abrazo, amigo.

Anónimo dijo...

Estuve en Ronda. Me aoordé mucho de tí.

Has hecho un magnífico trabajo.
Tu familia puede estar muy muy orgullosa.

David TTT dijo...

TERAPIAS NATURALES MADRID

ludoteca en madrid

REVENTA DE ENTRADAS

jamón ibérico

CHALET EN MONTECLARO

parquet madrid

Posicionamiento natural

ASNEF

ARTES GRÁFICAS MADRID

MASTER MBA

ESGUINCES MADRID

INMOBILIARIAS EN PLAYA SAN JUAN

MOBILIARIO DE OFICINA EN MADRID

REFORMAS MADRID

ASESORAMIENTO EN LAS ROZAS

nicol dijo...

bartorero

consumibles informatica

Directorio de Blogs

posicionamiento web

juegos gratis wii

Portal Mascotas

accesorios movil

tienda informatica

intercambio de enlaces

unetcom-kids

empresa informatica

fotos de coches

naves industriales china

nicol dijo...

RUEDAS EN VILLALBA

Submarinismo

GESTION STOCKS

Diseño Grafico

PROYECTOS DE EDIFICACION

Almacenaje de Documentacion

Pisos en Las Rozas

Reformas Madrid

Cirujano Plastico

Reunificacion de deudas

Psicologos Boadilla

Carretillas elevadoras en Madrid

Fisioterapia Madrid

Muebles de terraza en Madrid

Bonsái

nicol dijo...

automoviles de ocasion

Despedidas de Soltero en Madrid

turismo rural

coches de segunda mano

desguaces

posavasos personalizados

Bulbos Lamparas

comiat soltera barcelona

balon intragastrico

APARATOS CONTROL VALENCIA

sillas hosteleria

GUARNICIONERIA

Servicios contra incendios

Alquiler casas castelldefels

Reparacion proyectores

nicol dijo...

coches segunda mano barcelona
coches segunda mano barcelona
coches de segunda mano sevilla

nicol dijo...

Posada Rural

Soluciones informaticas en Madrid

Radiofrecuencia y Cavitacion

Tienda Disfraces

Arreglos de ropa en Madrid

Alta costura fiesta

Servicios Oficiales Delphi

Mudanzas en Madrid

Lamparas Proyectores

INSTALACION CALDERAS

ASNEF

ROCA

CALDERAS

Posicionamiento WEB

MOTOR

nicol dijo...

SEGUNDAMANO Coches de ocasión y de segunda mano

Anónimo dijo...

agendas
Casas Rurales Vall d'Aran
hotel guipuzcoa
calendarios 2012
Proteinas
dipticos
buzoneo
flyers
casa rural en san sebastian
folletos
imprenta
imprenta online
impresion
mailing
tripticos
centro especial de empleo

Anónimo dijo...

Limpieza de Empresas
limpiar casas
limpieza hogar
limpieza de comunidades
limpieza oficinas
Limpieza de obra
limpieza domicilio
limpieza de locales
limpieza de portales